"Los dos tomos de Las mil y una noches y un niño llegan de la mano de un misterioso árabe al Gran Circo Garmendia, y son abandonados allí. Nadie quiere ocuparse de ese niño extraño que no sabe jugar ni sonreír, y los libros cargan con una antigua maldición para quien lea todas sus páginas. Su arribo cambiará la rutina del circo: victorias y desgracias comenzarán a alternarse como siguiendo instrucciones provenientes de tiempos remotos.
Conoceremos los hechos a través de una joven trapecista que se convertirá en la narradora de las dos historias: la de su vida en el circo, empañada por el abuso y la sumisión, y la de los relatos enmarcados de Las mil y una noches, que fascinarán al público y especialmente al Tony Ninguno, cuya obsesión por Sherezade y sus historias podrá tener consecuencias irreparables.
Ambientada en el paisaje rural, la novela crea un clima de hermetismo que deja en claro quién pertenece y quién no, y los roles que ocupa cada uno en el precario equilibrio del circo familiar. Identidad, pertenencia, violencia y poder se ponen en juego en una trama que recupera elementos de la novela épica y la tradición oral, y que pone a la intertextualidad en primer plano.
Andrés Montero, que se define a sí mismo como un "cuentero", obtuvo el Premio Iberoamericano de novela Elena Poniatowska por esta fábula que deja entrever, tras bambalinas, el lado más crudo de la sociedad latinoamericana actual.
.
"Yo era Sherezade y no era otra cosa. La persona que representaba fuera del circo era un intertanto: era la ilusión que permitía la existencia de la verdad. El único lugar posible e imaginable era el circo. Solo dentro de la carpa se hablaba de la vida y de la muerte. Fuera de ella, lo importante era apenas sobrevivir. La gente sobrevivía y venía al circo a vivir, a vivir aunque fuera por un par de horas".

tony ninguno

$820
tony ninguno $820
Entregas para el CP:

Medios de envío

"Los dos tomos de Las mil y una noches y un niño llegan de la mano de un misterioso árabe al Gran Circo Garmendia, y son abandonados allí. Nadie quiere ocuparse de ese niño extraño que no sabe jugar ni sonreír, y los libros cargan con una antigua maldición para quien lea todas sus páginas. Su arribo cambiará la rutina del circo: victorias y desgracias comenzarán a alternarse como siguiendo instrucciones provenientes de tiempos remotos.
Conoceremos los hechos a través de una joven trapecista que se convertirá en la narradora de las dos historias: la de su vida en el circo, empañada por el abuso y la sumisión, y la de los relatos enmarcados de Las mil y una noches, que fascinarán al público y especialmente al Tony Ninguno, cuya obsesión por Sherezade y sus historias podrá tener consecuencias irreparables.
Ambientada en el paisaje rural, la novela crea un clima de hermetismo que deja en claro quién pertenece y quién no, y los roles que ocupa cada uno en el precario equilibrio del circo familiar. Identidad, pertenencia, violencia y poder se ponen en juego en una trama que recupera elementos de la novela épica y la tradición oral, y que pone a la intertextualidad en primer plano.
Andrés Montero, que se define a sí mismo como un "cuentero", obtuvo el Premio Iberoamericano de novela Elena Poniatowska por esta fábula que deja entrever, tras bambalinas, el lado más crudo de la sociedad latinoamericana actual.
.
"Yo era Sherezade y no era otra cosa. La persona que representaba fuera del circo era un intertanto: era la ilusión que permitía la existencia de la verdad. El único lugar posible e imaginable era el circo. Solo dentro de la carpa se hablaba de la vida y de la muerte. Fuera de ella, lo importante era apenas sobrevivir. La gente sobrevivía y venía al circo a vivir, a vivir aunque fuera por un par de horas".