El nuevo ensayo de Gabriel Giorgi se plantea de qué manera la cultura inscribió la ambivalencia entre la vida humana y la vida animal como vía para reflexionar sobre los diferentes modos en que nuestras sociedades establecen distinciones entre vidas a proteger y vidas a abandonar, eje fundamental de la biopolítica.

•Desde ficciones ya clásicas como La pasión según G.H. de Clarice Lispector o El beso de la mujer araña de Manuel Puig, hasta 2666 de Roberto Bolaño o Bajo este sol tremendo de Carlos Busqued, pasando por las reescrituras de los mataderos en la cultura argentina o por las corporalidades inhumanas de João Gilberto Noll, “lo animal”, dice Gabriel Giorgi, emerge como un artefacto que permite leer un reordenamiento más vasto.

•A partir de una serie de materiales, que incluye además instalaciones y documentales, Formas comunes analiza el cambio de lugar del animal en la cultura como indicador de un desplazamiento clave: el animal empieza a funcionar de modos cada vez más explícitos como signo político. Un estudio tan elocuente como actual de una de las figuras más destacadas de la nueva generación de intelectuales latinoamericanos.

FORMAS COMUNES: ANIMALIDAD, CULTURA Y BIOPOLITICA

$990
FORMAS COMUNES: ANIMALIDAD, CULTURA Y BIOPOLITICA $990
Entregas para el CP:

Medios de envío

El nuevo ensayo de Gabriel Giorgi se plantea de qué manera la cultura inscribió la ambivalencia entre la vida humana y la vida animal como vía para reflexionar sobre los diferentes modos en que nuestras sociedades establecen distinciones entre vidas a proteger y vidas a abandonar, eje fundamental de la biopolítica.

•Desde ficciones ya clásicas como La pasión según G.H. de Clarice Lispector o El beso de la mujer araña de Manuel Puig, hasta 2666 de Roberto Bolaño o Bajo este sol tremendo de Carlos Busqued, pasando por las reescrituras de los mataderos en la cultura argentina o por las corporalidades inhumanas de João Gilberto Noll, “lo animal”, dice Gabriel Giorgi, emerge como un artefacto que permite leer un reordenamiento más vasto.

•A partir de una serie de materiales, que incluye además instalaciones y documentales, Formas comunes analiza el cambio de lugar del animal en la cultura como indicador de un desplazamiento clave: el animal empieza a funcionar de modos cada vez más explícitos como signo político. Un estudio tan elocuente como actual de una de las figuras más destacadas de la nueva generación de intelectuales latinoamericanos.