Una parte de la pelota que tienes en la mano se esconde de la vista de quien la mira. Como pasa con la luna, un lado queda siempre oculto. Lo mismo sucede con el r esto de los objetos: con los juguetes, con los edificios y hasta con la gente. Nada se deja ver por complet o. Esconderse, pues, es algo habitual. Al igual que un armario, que guarda los secretos en su interior oscur o, tambie.n a menudo las personas quieren atesorar algunas cosas solo para si. mismas.

ESCONDITES

$300
ESCONDITES $300
Entregas para el CP:

Medios de envío

Una parte de la pelota que tienes en la mano se esconde de la vista de quien la mira. Como pasa con la luna, un lado queda siempre oculto. Lo mismo sucede con el r esto de los objetos: con los juguetes, con los edificios y hasta con la gente. Nada se deja ver por complet o. Esconderse, pues, es algo habitual. Al igual que un armario, que guarda los secretos en su interior oscur o, tambie.n a menudo las personas quieren atesorar algunas cosas solo para si. mismas.